Web de Rafael Moreno Rojas

Backstage del concurso del rabo de toro cordobés

Se ha celebrado en el fin de semana del 21 y 22 de abril el 2º Concurso amateur de rabo de toro cordobés, al que se presentaron 113 solicitantes, de los cuales, siguiendo las bases, se eligieron ante notario 80 para participar y finalmente sólo 59 concursaron.

La organización corrió a cargo de la Cofradía Gastronómica del Rabo de Toro Cordobés, junto a Supermercados PIEDRA), colaborando  Consejo Regulador de la DO Baena, DO Azafrán de La Mancha, Ajo morado PedroñeteBodegas Cruz Conde y el Mercado Victoria. Precisamente Mercado Victoria fue el lugar de celebración del concurso.

Aunque los resultados del concurso no se sabrán hasta el sábado 28 de abril, si podemos desvelar algunos entresijos del propio concurso, en cuanto a novedades de transparencia y modernización del sistema de votación que ha usado el jurado, que ha estado compuesto por Rafael Moreno, secretario de la Cátedra de Gastronomía de Andalucía, que ejerce de presidente del jurado; como vicepresidente actúa Celso Ortíz, presidente de la Federación Provincial Taurina; Antonio Marín, de Sanivo Abogados, es el secretario; y como vocales, Joaquín Zulategui, secretario del Consejo de Administración del Córdoba Club de Futbol SAD; Paco Mulero, gerente del Mercado Victoria; Manuel Bordallo, gerente de la Sociedad de Plateros María Auxiliadora; Carmen Cachinero, dietista en la Unidad de Control y Seguridad Alimentaria del Hospital Reina Sofía; Chary Serrano, bloguera gastronómica; la periodista María José Martín; Juan Ruz, director de El Día de Córdoba, y Rafael Castro, redactor de Diario Córdoba.

En esta ocasión, como ya ocurrió en último concurso de salmorejo cordobés  se ha desarrollado una aplicación para el móvil, para que el jurado pueda realizar su votación relativa a cada plato, puntuando cada aspecto que en las bases se indicaba como calificable. Cada apartado estaba ponderado en función de su importancia en la valoración final del plato. De esta manera, no sólo se elimina el manejo de fichas en papel (recomendable medioambientalmente), sino que se evita tener que trascribir datos y cálculos tediosos, ya que todos ellos se hacen en tiempo real, en una hoja de MS-Excel asociada a la aplicación. Esto además, permite controlar en cualquier momento el progreso de las votaciones y si algún miembro del jurado ha olvidado calificar algún plato.

Aunque en los momentos iniciales de la valoración el jurado necesitó un tiempo para adaptarse al método de votación, rápidamente cogieron la práctica, resultando de esta forma muy ágil la puntuación, hasta el punto de pasar de más de  4 minutos por plato en los primeros, a menos de dos minutos de media en los últimos platos del domingo.

Jurado con los móviles valoran un rabo de toro

Jurado valorando un plato

Además, este procedimiento permite tener un control de los resultados, ya que a los mismos tienen acceso en tiempo real cualquiera de los jueces y patrocinadores, en una pantalla habilitada al efecto en la sala en que estaba reunida el jurado. Obviamente el jurado sólo podía identificar por un número el plato que se le presentaba, desconociendo quien lo había elaborado.

Los resultados obtenidos por cada aspecto valorado, ofrece una distribución normal (es decir la mayoría de los platos con puntuaciones medias y pocos con bajas puntuaciones, al igual que eran pocos los excelentes). No obstante, se denota una elevada calidad de los platos en parámetros como el sabor, para el cual se dieron puntuaciones muy altas como se puede ver en el siguiente gráfico, que entre otros se va generando durante la calificación..

La creatividad en el emplatado también fue muy alta en algunos platos y lógicamente valorada por el jurado.

Aunque seguro que algunos no habían leído mi reciente artículo en prensa sobre las flores en la comida ya que pusieron en el plato casi un naranjo completo.

Otra ventaja de utilizar este sistema de obtención de las valoraciones de los platos presentados, es para depurar un sistema de calidad interno de los propios jueces, ya que nos permite evaluar lo próximas que están entre sí sus puntuaciones, es decir que existe una homogeneidad de criterios. Esto se ha comprobado perfectamente y lo podemos ver en el siguiente ejemplo, como los puntos que representan las calificaciones dadas por cada miembro del jurado se ajusta a la puntuación global obtenida por cada plato.

En este sentido, cabe indicar que los platos con las puntuaciones más altas lo fueron y en ese mismo orden por todos los miembros del jurado que los calificaron.

Poco a poco, las nuevas tecnologías se dan la mano con la gastronomía, sin perder la esencia de lo tradicional, pero adaptándose a la modernidad y sobre todo garantizando una mayor fiabilidad, transparencia y respeto al medio ambiente.

Fotos de las actuaciones

Fotos del evento

Etiquetado en:

Una opinión en “Backstage del concurso del rabo de toro cordobés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva esta fácil operación para enviar * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

 

Ir a la barra de herramientas